Por qué NO vincular seguros con el banco

Cada vez menos, aunque todavía es una práctica llevada a cabo por las entidades bancarias. Desde el pasado verano ningún banco puede obligar a hacerse los seguros con ellos como oferta vinculante a la hipoteca que estés solicitando, por lo que por ley no es obligatorio el seguro de vida en una hipoteca. Así lo dice la nueva ley hipotecaria.

Bien es cierto que los bancos lo toman con requisito indispensable para que le préstamos bancario pueda ser aceptado.

Algunos de los motivos por lo que continua ofreciendo productos de carácter asegurador es porque:

  • Los bancos subsisten en gran medida del margen (extremadamente alto) debido a las primas que cotejan de los propios seguros.
  • No están teniendo los ingresos que obtenían hace 40 años, cuando el intereses del hipoteca rondaban 12%.
  • Los ingresos de los bancos son menores que en el pasado.
  • Mantener las estructuras de los grandes bancos es caro

Queremos darte a conocer al menos cinco motivos por los que no debes contratar los seguros con los bancos.

1. Seguros vinculados al diferencial de la hipoteca

Cualquier particular, a la hora de realizar un desembolso importante se interesa por el dinero como es obvio, pero es cierto qué si vinculamos los seguros con las entidades bancarias ahorro dinero. La verdad es que NO. ¿Qué debes hacer?

  1. Primero de todo que el banco nos facilite los proyectos con las propias garantías y coberturas que tiene el seguro.
  2. Ir a una agencia de seguros y pedir un proyecto del producto a contratar.
  3. Diferenciar prima a pagar y coberturas.
  4. Sumas aseguradas. Ver con detalle si las sumas aseguradas son correctas. Para saber con detalle el valor de construcción de nuestra vivienda es aconsejable mirar las escrituras o obtener dicha información del catastro.
  5. Por último tratar de buscar las diferencias, una vez encontradas deberemos de extraer números del coste de la prima del seguro frente coberturas y diferencial de ahorro de la hipoteca.

El vincular no garantiza el ahorro, la estrategia que llevan a cabo es cobrar los seguros a una cantidad superior y bajar el diferencial.

2. Asesoría profesional en seguros

Sencillamente quien nos asesora en el banco no tiene esa experiencia en seguros que puede tener alguien que esta formado para la causa, porque aunque los demandantes no lo crean, hay que estar formada. El asistente bancario comercial que no atiende es eso, alguien experto y conocedor del sector de la banca.

3. Coberturas y garantías del contrato

Como mencionábamos con anterioridad es importante ser conocedor de lo que estamos contratando. Podremos estar más o menos cansados de intervenir con bancos y entidades de seguros, pero no podemos vender nuestra alma al diablo y comparar bien el seguros que no ofrece y otro. Para empezar el adquiriente debe de ser consciente para qué se quiere el seguro.

Los seguros de vida hipotecarios ofertados por el banco suele ser de amortización, el cual disminuye la prima de acuerdo a lo que reste de hipoteca. Generalmente este tipo de seguro no incluye invalidez absoluta y permanente, de añadirlo la prima aumentaría.

En el caso del seguro de hogar ocurre parecido, ofrece un seguro básico con numerosas diferencias (de cobertura y precio) con respecto al de la aseguradora. Puedes cambiar el seguro vinculado a la hipoteca dando un mes de pre aviso.

Al igual que el seguro de vida no es obligatorio contratar un seguro de hogar al tener hipoteca, distinto es el disponer de un seguro contra incendio que cubra los posibles daños que puedan ser causados al inmuebles llegados el caso.

4. La prima del seguro

El coste del seguro, es aquí donde comenzamos a entrar en cólera, porque vemos que pagamos unos importes muy superiores a los que ofrecen las aseguradoras teniendo unas coberturas menores. No es conveniente mirar sólo el precio donde siempre ganará la aseguradora, sino que debemos de valorar en mayor medida las coberturas y la prima a pagar deberá ser proporcional a ello.

5. El servicio de atención al cliente ante un siniestro

Si fuera poco pagar de más por menos coberturas y garantías nos encontramos ante lo más desesperante de todo. Cuando le pedimos responsabilidades al asegurador, es el momento de que nos resuelva el siniestro; y qué ocurre, que nadie nos atiende, se eximen del culpa, la traspasan al contrario, a la comunidad de vecinos, al vecino etc. Y entonces no llevan a cabo la función indemnizadora y protectora que tienen ante su cliente.

En conclusión; es importante tener en cuenta estos factores a la hora de valorar y contratar un seguro. Debemos de dirigirnos a alguien que este profesionalizado. Desde Europa cada vez más se exige profesionalizar la parcela aseguradora y de tal modo evitar que salga perjudicado el particular expuesto a la contratación del producto asegurador.